jueves, 21 de enero de 2010

Hellblazer: Nigromancia absoluta.

¡Saludos!
Antes que nada quisiera desearles un feliz año 2010 a todos los lectores de Comicología (que son pocos pero muy ruidosos) y aunque tarde la felicitación -y un nuevo post-, estamos aquí para seguir con otro personaje meritorio de publicar: Hellblazer. Este post es de un artículo que originalmente iba salir en la ya desaparecida -tristemente desaparecida- revista Comic Zone, pero para eso la publicamos aquí:

John Constantine, un nigromante peculiar. Hechicero desinteresado de la vida; un ocultista cínico y brujo y fumador empedernido que, a pesar de su desgano a lo demás que no sea él, propone y resuelve muchas problemáticas en este mundo donde rondan tanto los vivos como los muertos, y que aún no hemos visto nada…



Desde el Pantano
El personaje de Hellblazer, John Constantine, aparece por primera vez en la serie de Swamp Thing vol.1 #37; gracias al talento incuestionable y endiosado de Alan Moore. Cuando éste escritor inglés se encargó del título del monstruo verde en los años ochenta (y en los trazos a cargo de Stephen Bissette), fue en una de las etapas más memorables tanto de Moore como del personaje y es ahí cuando surge John Constantine; que fue en la saga llamada “American Gothic” dentro del mismo título de Swamp Thing.

En esta historia, John Constantine tiene contacto con el Monstruo de los Pantanos para derrotar a las Fuerzas Malignas que buscan apoderarse del mundo vivo. Constantine se entera que Swamp Thing tiene un nexo con la solución a esta amenaza y al encontrarse ambos personajes se sumergen a un viaje por todo el continente enfrentándose a grandes monstruos y sectas diabólicas. En esta presentación de Constantine, el detective-hechicero ayuda a Swamp Thing a reconocer otros de sus poderes con la ayuda de seres similares a Swamp; lo cual termina con la idea de que John Constantine es todo un shamán e iniciador desinteresado para que otros encuentren su camino dentro y fuera del más allá.

¿Es...o no es?
Existen dos temas de los cuales las religiones nos dicen muy poco y el hombre anhela saber más en detalle: comprender mejor el mundo de los espíritus, y conocer nuestro propio destino. ¿De dónde venimos? ¿Existe el mal? ¿Qué dioses son los verdaderos? ¿En verdad hay más allá de la vida? En Hellblazer se plantean éstos temas y otros más.

Durante la historia de la civilización han existido individuos con la capacidad de abrir su percepción de la realidad y llegar a conocer lugares y seres que sólo sabemos en fábulas, cuentos y leyendas. Los nigromantes, son aquellas personas que hablan con los muertos tanto para predecir situaciones futuras o adivinar sucesos. Esto y más es John Constantine.

Suponiendo que si por primera vez te encontraras a John Constantine por las calles, dirías que es fan de la banda “The Police” o que realmente es el cantante inglés Sting ya que tanto su fisonomía como en algunas ocasiones su look semeja al cantante y bajista de esa banda británica. Alan Moore ha dicho que, efectivamente, el parecido de John Constantine con el cantante es conciente porque Moore y Stephen Bissette se consideran seguidores fervientes de la música de The Police y posteriormente del propio Sting como solista; y cuando él y Bissette pensaban en cómo sería físicamente Constantine pensaron en Sting. Aunque, si hablamos de personalidad, el señor Sting no concuerda mucho con la de John Constantine.

Cosa contraria a lo que vimos en la adaptación cinematográfica de Hellblazer, Constantine (2005), donde los productores decidieron darle el papel al actor Keanu Reeves siendo diferente a lo que Moore había concebido físicamente del personaje. Esta decisión hizo que algunos fans se molestaran aunque, por otro lado, dicho casting reclutó a nuevos lectores del detective ocultista. En algunas ocasiones Moore ha declarado a otros medios que un par de ocasiones se encontró con su personaje en la vida real, bueno, no en sí el personaje de Hellblazer, sino individuos que tanto físicamente como en la manera de vestir semejan a su creación; conociendo las preferencias de parapsicología y ocultismo del escritor no es de dudar que su personaje esta efectivamente basado en brujos, hechiceros, shamanes y todo aquel individuo que se especialice en las artes ocultas.

Es atrevido decir que Alan Moore buscaba la oportunidad para meter temas de ocultismo dentro de los cómics en los que tenía a cargo y fue en Swamp Thing el momento de mostrar sus preferencias a lo paranormal con tintes de horror Lovecraftiano.



Como Solista
Si el parecido de John Constantine con Sting es tremendo, el salto a la cima de ambos es un poco similar. Tras tantas peticiones de varios autores a Alan Moore para escribir una serie de Constantine; Moore cedió y en 1988 John Constantine tuvo su serie regular que hasta hoy sigue publicándose dentro de la línea Vertigo de DC Comics: John Constantine, Hellblazer; a cargo del escritor inglés Jamie Delano.

Fue Delano quien le dio más profundidad y carácter al personaje, revelando sus adicciones y tendencias. Donde lo sobrenatural e inexplicable es algo totalmente cotidiano para Constantine como el ponerse ebrio y fumar decenas de cigarrillos durante una mañana nublada.

Hellblazer es una historia donde no existe el desbalance de que el bien siempre tiene que vencer al mal. Algunas veces el bien gana y otras el mal necesita ganar para que exista el equilibrio y la existencia de la vida. Y para que todo eso suceda es importante tener alguien como Constantine: desinteresado ante esa vida que por lo regular defiende para que siga su ciclo. Es por ello que si deseas ser amigo de John Constantine tienes que estar conciente de que posiblemente algún acercamiento cotidiano con él te pueda llevar a mundos y posibilidades de las que jamás habías imaginado que existieran.

Nigromante
John Constantine es un brujo, un detective, una llave al más allá. A diferencia de otros hechiceros que hay en el cómic –y que seguramente son la base para su creación-, Constantine muy difícilmente hace conjuros repitiendo algún proverbio o palabrerío en lengua desconocida; a menos que no le quede de otra, sobre todo en batallas donde está a punto de perder. Constantine prefiere derrotar o lograr su finalidad mediante su inteligencia y conocimientos de lo paranormal, además de contar siempre con una vasta lista de amigos y contactos que lo pueden llevar a donde necesita llegar.

En la antigüedad, los talismanes eran objetos comunes que portaban tanto el conocedor de las leyes de los dioses como el ignorante temeroso a lo desconocido. John posee una serie de artefactos y fetiches para ayudarse en eventos que vayan fuera de su alcance intelectual o de influencias; en su sangre vierte la del demonio Nergal.

Nergal, en la mitología babilónica de nuestra realidad es una deidad representativa del Sol, y que en el mundo de John Constantine suele invocarlo por sus propiedades de sanación; no tan descabellada la idea si pensamos que la batería que mueve nuestro mundo y le da Vida -así como a los demás planetas vecinos- es precisamente el Sol, misma estrella que se encuentra presente en mitologías y culturas de todo el mundo así como en los súper héroes en el mundo del cómic (Dr. Fate, Hawkman, Ibis el Invencible)

Sus actos de adivinación se centran con la utilización de un péndulo –objeto muy usado en el esoterismo para localizar personas y adivinación- y un mapa, que lo ayudan a encontrar disturbios sobrenaturales.

John Constantine supera el poder de un rabino ya que también tiene el poder para crear un Gólem y que le obedezca. Puede dar vida a los muertos y que luchen cual viles zombies contra asesinos y sectarios. Puede hacer olvidarte de las malas memorias o de las desventuras que tuviste que pasar con él cuando tuvieron ambos un encuentro cotidiano que se convirtió en la pesadilla de tu vida y que para ti podrían ser devastadoramente traumáticas y que para John es un día completamente normal mientras busca entre su distintiva gabardina su cajetilla de cigarrillos para encender uno y contemplar el preámbulo del fin de la Humanidad. Así es Hellblazer, así es John Constantine.

7 comentarios:

(((Xildad))) dijo...

Saludos TITO genial blog.

La etapa MOORE es la que definió al personaje pero GARTH ENNIS tambien fue muy buena, incluso de sus historias se basó el guión de la película que la verdad no resultó tan atinada segun yo...

osmar dijo...

pues un buen post para conocer mas sobre este personaje del que no sabia nada excepto la peli y el videojuego ¿ves que aunque las peliculas sean malas ayudan para popularizar al personaje?

se me hace muy interesante su personalidad la tendre que checar luego de leer batman/superman enemigos publicos.

oscar dijo...

Como siempre excelente post. El problema con la película no es la apariencia física, como bien dices que lloran algunos, sino que le dieron una personalidad tímida cuando debería ser un hijo de pu...
Hoy post de Spiderman

Adrián dijo...

Aca paso a devolverte la visita y me encontre con un blog muy bueno, te felicito por el trabajo que estas haciendo. Ya tenes un link en mi blog y espero ver el mio por estos lados...
Un gran saludo y seguimos en contacto

guskrull dijo...

buen post tito
al igual que muchos solo conosco a este personaje por que se que exuste una pelicula
pero ni la he visto
jo!

Warrior dijo...

Este comic justo lo acabo de empezar a leer y estabuenisimo voy vomo en el número doce, llevo poco contando los más de 200 numeros que van pero ya aprecio al personaje, buen articulo, me srivio.

SALUDOS.

Sara dijo...

Me llamó la atención Constantine después de la película (después de Daredevil me volví más tolerante) que de algún modo me gustó, incluso Keanu Reeves, lo dejé de ver un rato como Neo.

Pero el cómic suena mucho mejor...

Saludos